37 Hasta sacrificaron a sus propios hijos
e hijas a los demonios.