25 Él habló, y se desataron los vientos
que agitaron las olas.