6 El Señor
sostiene a los humildes,
pero derriba a los perversos y los hace morder el polvo.