22 Arrepiéntanse todos los que se olvidan de mí,
o los despedazaré
y nadie los ayudará.