33 Pues el Señor
oye el clamor de los necesitados;
no desprecia a su pueblo encarcelado.