5 Los dioses de las otras naciones no son más que ídolos,
¡pero el Señor
hizo los cielos!