32 Ese campo y su cueva se les compró a los hititas».