18 La maldad arde como un fuegoque consume zarzas y espinos,que incendia la espesura del bosquey sube luego, como torbellino,en una columna de humo.