24 Pero tengo una petición —añadió—: que cada uno de ustedes me dé un anillo, de lo que les tocó del botín.Era costumbre de los ismaelitas usar anillos de oro.