9 Ustedes —la nación entera— están bajo gran maldición, pues es a mí a quien están robando.