48 El traidor les había dado esta contraseña: «Al que le dé un beso, ese es; arréstenlo».