8 El SEÑOR aborrece las ofrendas de los malvados,pero se complace en la oración de los justos.