4 Por tanto, mediante el bautismo fuimos sepultados con él en su muerte, a fin de que, así como Cristo resucitó por el podera del Padre, también nosotros llevemos una vida nueva.