4 Mi corazón decae y se marchita como la hierba;¡hasta he perdido el apetito!