18 Volvió a orar, y el cielo dio su lluvia y la tierra produjo sus frutos.