11 Jerusalén volverá a ser habitada, tendrá tranquilidad, y nunca más será destruida.