8 ¿Cómo no será más bien con gloria el ministerio del espíritu?