30 Luego tomarĂ¡ el sacerdote en su dedo de su sangre, y pondrĂ¡ sobre los cuernos del altar del holocausto, y derramarĂ¡ toda su sangre al pie del altar.