13 Y como el Señor la vió, compadecióse de ella, y le dice: No llores.