3 Y los prĂ­ncipes de los sacerdotes le acusaban mucho.