28 AsĂ­ que, concluĂ­mos ser el hombre justificado por fe sin las obras de la ley.