9 No contenderĂ¡ para siempre, Ni para siempre guardarĂ¡ el enojo.