12 ¿Por qué te enajena tu corazón, y por qué guiñan tus ojos,