9 y que quisiera Dios quebrantarme; y que soltase su mano, y me despedazase!