5 Oh SEÑOR, inclina tus cielos y desciende; toca los montes para que humeen.