27 Yo he sabido tu sentarte, tu salir y tu entrar, y tu furor contra mí