27 Cesa, hijo mío, de oír la enseñanza que induce a divagar de las razones de sabiduría