1 Naamán es sanado
El rey de Aram sentía una gran admiración por Naamán, el comandante del ejército, porque el Señor
le había dado importantes victorias a Aram por medio de él; pero a pesar de ser un poderoso guerrero, Naamán padecía de lepra.