4 Ellos se han mantenido tan puros como vírgenes,
y son los que siguen al Cordero dondequiera que va. Han sido comprados de entre los pueblos de la tierra como ofrenda especial
para Dios y para el Cordero.