18 Los aros de las cuatro ruedas eran altos y aterradores, y estaban cubiertos de ojos alrededor.