5 Yo soy el Señor
;
no hay otro Dios.
Te he preparado para la batalla,
aunque tú ni siquiera me conoces,