18 Mira a tu alrededor y observa,
porque todos tus hijos volverán a ti.
Tan cierto como que yo vivo —dice el Señor
—,
ellos serán como joyas o adornos de novia para que tú los exhibas.