4 Pero Nadab y Abiú murieron en la presencia del Señor
, en el desierto de Sinaí, cuando quemaron ante el Señor
una clase de fuego diferente a la que él había ordenado. Ya que ellos no tuvieron hijos, solo Eleazar e Itamar quedaron para ministrar como sacerdotes junto con su padre Aarón.