Eclesiastés 2:2

2 A la risa la considero una locura; en cuanto a los placeres, ¿para qué sirven?