30 Por tanto, a cada uno de ustedes, los israelitas, los juzgaré según su conducta. Lo afirma el SEÑOR omnipotente. Arrepiéntanse y apártense de todas sus maldades, para que el pecado no les acarree la ruina.