42 —¡Recibe la vista! —le dijo Jesús—. Tu fe te ha sanado.