40 El niño crecía y se fortalecía; progresaba en sabiduría, y la gracia de Dios lo acompañaba.