4 Mira a mi derecha, y ve:nadie me tiende la mano.No tengo dónde refugiarme;por mí nadie se preocupa.