31 Y no se conocerá la abundancia en la tierra a causa del hambre que vendrá, que será muy severa.