8 Vuelven su lengua tropezadero contra sí mismos; todos los que los vean menearán la cabeza.