24 Por tanto, yo los esparciré, como tamo que pasa, al viento del desierto