17 Después midió el grosor de las murallas, que eran de sesenta y cinco metros
(según la medida humana que el ángel usó).