28 ¡Con gran enojo y furia, el Señor
desarraigó a su propio pueblo de la tierra y lo desterró a otra nación, donde ellos viven hasta el día de hoy!”.