27 Por esa razón, el enojo del Señor
ardió contra esa tierra y cayeron sobre ella cada una de las maldiciones registradas en este libro.