27 porque el enojo da lugar al diablo.