22 »No explotes a la viuda ni al huérfano.