7 Entonces Abraham se inclinó hasta el suelo ante los hititas