20 Por su muerte,
Jesús abrió un nuevo camino —un camino que da vida— a través de la cortina al Lugar Santísimo.