3 Por lo tanto, naciones fuertes proclamarán tu gloria;
naciones despiadadas te temerán.