5 El Señor
Soberano me habló,
y yo lo escuché;
no me he rebelado, ni me he alejado.